La leyenda de Quetzalcoatl. Diego Rivera. Palacio Nacional México D.F.

       
 


       por Dra. Teodora ZAMUDIO

  

Pueblos Indígenas y Tradicionales y Áreas Protegidas

Inicio | Programa | Biblioteca | Proyecto de Investigación

Caso de estudio Parque Nacional de Sagarmatha (Monte Everest), Nepal

Editado y coordinado por Javier Beltrán. Editor de la Serie: Adrian Phillips[1]

 

Antecedentes

Pueblos Indígenas y Tradicionales y Áreas ProtegidasEl Parque Nacional de Sagarmatha (PNS) está en el distrito de Solu-Khumbu de la región noreste de Nepal, y abarca el sistema de la alta cuenca del río Dudh Kosi, el cual tiene forma de abanico y constituye una unidad geográfica diferenciada que está rodeada por sistemas montañosos altos. El límite norte está definido por la línea divisoria principal de la cordillera del Gran Himalaya, la cual sigue el límite internacional con la Región Autónoma Tibetana de China. En el sur, el límite se extiende hasta casi tan lejos como Monjo en el Dudh Kosi. Sus coordenadas son 27°45′–28°07′N, 86°28′–87°07′E

El área tiene aproximadamente 1.150km.2 y consiste en un paisaje accidentado de montañas altas, glaciares, valles colgantes y terrazas fluviales angostas. La elevación en el Parque oscila entre los 2.800 y 8.848m. Dentro de sus límites se encuentran algunas de las montañas más altas del mundo, por ejemplo el Monte Everest (8.848m), el Lhoste (8.501m) y el Cho Oyu (8.153m.).

El 69% del Parque es tierra desprovista de vegetación por sobre los 5.000m, el 28% es tierra de pastoreo y cerca del 3% está forestado. En líneas generales, el PNS puede dividirse en tres zonas de vegetación basadas en la altitud: el cinturón altitudinal inferior (por debajo de los 3.800m) que consiste en bosques y zonas arboladas templadas; la zona media (entre los 3.800–4.200m) de bosques y arbustales subalpinos; y la zona superior (por encima de los 4.200m) de vegetación de tundra (Byers, 1987). Además, entre los 2.800 y 3.200m existe un área reducida de bosque montano templado bajo.

Al igual que el resto del Himalaya de Nepal, el Parque tiene comparativamente pocas especies de mamíferos (28), lo cual parece deberse al origen geológico reciente del Himalaya y a otros factores evolutivos. Sin embargo, debido a su topografía, clima y vegetación variados, la región sostiene ricas poblaciones de animales (Jefferies, 1984). Entre los grandes mamíferos se incluyen el panda menor Ailurus fulgens (EP), la pantera de las nieves Uncia uncia (EP), el ciervo almizclero del Himalaya Moschus chrysogaster, el “serow”Capricornis sumatraensis (VU) y el “tahr” del Himalaya Hemitragus jemlahicus (VU) (Garratt, 1981; Jefferies and Clarbrough, 1986). También ha sido registrado el “sambar”Cervus unicolor. Se ha estimado que la población del “tahr” alcanza un total de por lo menos 300 individuos. Tanto el “goral” como el “serow” parecen ser poco frecuentes. Los resultados de relevamientos recientes sugieren que las poblaciones de “tahr” y de ciervo almizclero han aumentado sustancialmente desde que el Parque fuera inscrito oficialmente, y que Jackson y Ahlborn (1987) han percibido signos de recuperación de la población de panteras de las nieves en el valle de Gokyo.

Inskipp (1989) hizo un listado de 152 especies de aves, de las que 36 son especies reproductoras que pueden tener significación internacional. El Parque es importante para una cantidad de especies que se crían a grandes altitudes, entre ella el faisán ensangrentado Ithaginis cruentus, el acentor Prunella rubeculoides, el colirrojo de garganta blanca Phoenicurus schisticeps, el grandala Grandala coelicolor y varios pinzones rosados. Los pequeños lagos dentro del Parque, sobre todo aquellos en Gokyo, son utilizados como puntos de escala por aves migratorias, y se han registrado por lo menos 19 especies de aves acuáticas (Inskipp, 1989; Scott, 1989).

El sitio fue designado Parque Nacional, Categoría de Manejo II de la UICN, el 19 de julio de 1976, y fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en 1979. La responsabilidad de la planificación y gestión del PNS es del Departamento de Parques Nacionales y Conservación de Vida Silvestre (DNPWC), el cual se encuentra bajo la jurisdicción del Ministerio de Bosques y Conservación del Suelo. La Ley de Parques Nacionales y Conservación de la Vida Silvestre de 1973 excluye cualquier tipo de uso humano dentro del Parque, exceptuando el turismo, la investigación científica y la educación. En 1993 el gobierno aprobó la Ley de Conservación de Vida Silvestre, que prevé la entrega de hasta un 60% de los ingresos del Parque al desarrollo de la comunidad local.

Pueblos indígenas/tradicionales

En su mayoría, los actuales habitantes del PNS pertenecen a la comunidad indígena Sherpa, quienes se cree que migraron hace alrededor de cuatro siglos desde una provincia oriental del Tíbet (Jefferies, 1982). Los sherpas practican una forma de budismo tibetano, sin embargo, se autoconsideran muy diferentes a los tibetanos. Originariamente nómadas, los sherpas comenzaron a asentarse permanentemente luego de la introducción de la papa en 1850, aunque manteniendo la migración transhumante (Hardie, 1974 citado en Bjoness, 1980). El Parque también es habitado por una pequeña población de otros grupos étnicos, quienes migraron desde los cerros intermedios y las áreas bajas del oriente de Nepal. Existen ocho asentamientos principales y más de 60 asentamientos subsidiarios (Stevens, 1993), algunos de los cuales han sido convertidos en pueblos turísticos, permanentes o semipermanentes. Todos los asentamientos se hallan técnicamente excluidos del Parque.

Las últimas estadísticas señalan que la población total del Parque ha crecido a 3.064 personas, de las 2.688 que lo habitaban en 1991 (Nepal, 1999). El montañismo y el senderismo florecieron en la región después de la primera escalada exitosa del Monte Everest por parte de Tenzing Norgay y Edmund Hillary, el 29 de mayo de 1953, trayendo consigo cambios profundos en la economía sherpa, la que tradicionalmente se basaba en la agricultura, la cría de animales y el comercio. En la actualidad, el turismo es el pilar de la mayoría de los sherpas. El Everest es hoy visitado por más de 17.000 turistas cada año, la mayoría son senderistas y montañistas. Durante la temporada alta de turismo, los visitantes (incluidos los guías y cargadores) exceden en número a la población local por un factor de cinco.

La cantidad de hoteles se incrementó a 224 a fines de 1997, de los siete que había en 1973, los 17 que había en 1980 y los 74 que había en 1990 (Nepal, 1990). En su conjunto, estos tienen una capacidad de alojamiento de 4.000 camas. Se ha estimado que el turismo debe haber provisto ingresos y oportunidades de empleo a cerca del 60–80 por ciento de la población local. Como resultado del turismo, los sherpas locales se han vuelto muy prósperos en comparación con los ciudadanos nepalíes promedio. El turismo basado en el Parque tiene efectos económicos regionales significativos no sólo en términos de la venta de productos en el área, sino del origen de los empleados y cargadores que se contratan en los albergues. Un estudio realizado en el puesto de entrada de Jorsalle señaló que los cargadores procedían de no menos de 17 distritos diferentes. Por ello, el turismo ha jugado un papel significativo en el mejoramiento de las condiciones de vida de la mayoría de los sherpas.

En Nepal, donde existen muchos pueblos indígenas y minorías étnicas, el intenso uso de los bosques y de las tierras de pastoreo por parte de estas comunidades, plantea un dilema de conservación muy grande. En el pasado, las prácticas de manejo tradicional de los recursos fueron totalmente ignoradas, lo cual resultó en conflictos y en la degradación de los recursos. Desde el principio de los noventa, y debido a las reformas políticas y los cambios en las políticas gubernamentales concernientes a los recursos forestales y la tierra, las comunidades indígenas se vinculan más con el manejo y la conservación de los recursos. Por cierto, en la actualidad, Nepal brinda muchos ejemplos de prácticas silvícolas y de desarrollo del turismo con la participación de las comunidades. El Area de Conservación Annapurna (ACAP) representa uno de tales esfuerzos, en donde se adoptó un enfoque de asociación colaborativa basado en los sistemas tradicionales (Nepal, 1999). A pesar de que los pobladores locales no siempre tienen poder de decisión, por lo menos la opción elegida está basada en valores democráticos.

Participación de los pueblos indígenas en el manejo y la administración del PNS

Históricamente los sherpas desarrollaron un gran sentido común para la administración comunitaria, ya que toda la comunidad tiene la responsabilidad de proteger las propiedades comunes, tales como los bosques y los pastizales. La relativa estabilidad de los bosques en el Parque ha sido atribuida a los sistemas indígenas de protección y de manejo forestal practicados bajo la institución del “shingii nawa”. El shingii nawa consiste en un poderoso grupo local que anualmente elige pobladores para que actúen como guardas forestales. Stevens (1993) ha informado sobre la existencia de distintos tipos de bosques protegidos y reservas muy antiguas, y variaciones locales del shingii nawa. Los guardas forestales aseguraron el respeto de las reglas y las normas por parte de los pobladores, y también se les ha dado autoridad para penalizar cuando las normas son violadas. Este sistema de uso controlado basado en los intereses locales aseguró que los productos forestales fueran extraídos de un modo sustentable.

Con la aprobación de la Ley de Nacionalización del Bosque de 1957, toda la cubierta forestal del país se transformó en propiedad del gobierno. Todos los derechos locales para el manejo del bosque fueron denegados, lo cual debilitó a las instituciones y regulaciones relacionadas con el manejo local. Mientras que esto aceleró la destrucción del bosque en muchas regiones de Nepal, Stevens (1993) ha informado que en la región del Everest fue un proceso más gradual, contrastando con la acelerada deforestación observada por varios autores en otras partes del país. Sin embargo, el rápido desarrollo del turismo al final de los sesenta y comienzos de los setenta trajo consigo un incremento en el uso de la madera como combustible, lo que resultó en la tala muy visible de árboles en muchas áreas del Parque. De acuerdo a lo mencionado con anterioridad, este desarrollo coincidió con el plan del gobierno de establecer un parque nacional en el área. En 1972, evaluaciones subsecuentes fueron llevadas a cabo por oficiales del gobierno y, en 1974, por un equipo de Nueva Zelandia; el PNS fue inscrito oficialmente en 1976.

La nacionalización de los bosques y el rápido crecimiento del turismo han ocasionado impactos negativos en la administración y responsabilidad comunitarias. Los vecinos que con anterioridad eran amigos, de pronto se volvieron competidores envidiosos y hostiles. La competencia tenaz, el estrés físico y mental, y el desafío de administrar un negocio turístico, han cobrado numerosas víctimas de la vida comunitaria sherpa y han dado como resultado una sociedad algo fragmentada. Antiguos miembros activos de la comunidad encuentran en la actualidad muy poco tiempo para realizar actividades comunitarias. Mientras que en el pasado la comunidad y la religión fueron los aspectos más destacados de la cultura sherpa, su vida actual generalmente gira alrededor de los turistas.

Desde que el PNS fue establecido se consiguieron logros importantes en cuanto a la conservación de la vida silvestre, a la promoción de fuentes alternativas de energía y de los sistemas para su ahorro, y a la participación local en el manejo del Parque. Mientras la declaración del Parque parece haber salvado a la región de nuevas alteraciones ambientales, el rápido desarrollo del turismo ha creado numerosos problemas para su manejo.

El Parque no tiene jurisdicción ni control sobre las actividades relacionadas con el turismo. El resultado ha sido el desarrollo no planificado del turismo, lo que ha provocado problemas tales como la contaminación por basura, el daño a los senderos, la contaminación de las fuentes de agua potable y las anomalías socio-culturales. La demanda de madera como combustible continúa, a pesar de la disponibilidad de energía eléctrica en algunos pueblos turísticos, tales como Namche, y de la adopción, por parte de varios albergues, de fuentes alternativas de energía y dispositivos para su ahorro. Aún hoy, la leña para combustible constituye la principal fuente de energía para la mayoría de los albergues, mientras que la madera es el material principal de construcción. Debido al alto incremento de la cantidad de visitantes y de los albergues, las demandas de energía en la región del Everest han aumentado en forma significativa. Durante las temporadas altas de turismo, los albergues de Khumbu consumen más de nueve toneladas métricas de leña por día. Dado que la tala de árboles está prohibida dentro del Parque, las áreas boscosas del exterior se encuentran bajo presión creciente para cubrir las demandas en aumento. Por otro lado, los habitantes locales, quienes afrontan las restricciones impuestas por el gobierno en cuanto a la recolección de leña y a la tala de árboles dentro del Parque, tienen un escaso conocimiento de las actividades de conservación patrocinadas por el gobierno.

El manejo inicial del PNS estuvo en manos de los especialistas apoyados por el gobierno de Nueva Zelandia. Los neocelandeses tuvieron el ambicioso plan de hacer del Parque un patrimonio natural de clase mundial. Sus esfuerzos se concentraron principalmente en la protección y regeneración del bosque; sin embargo, también se dieron cuenta de la importancia de crear vínculos entre el manejo del Parque y los sherpas locales. Durante los años de formación del Parque, los habitantes locales se oponían fuertemente a él. Como parte de la política de protección del gobierno se desplegó personal militar en el Parque, lo que causó aún mayor preocupación entre los sherpas locales. Por cierto, Hillary (1982) reportó que durante las elecciones del consejo municipal en Khumbu de 1976, todos los candidatos principales se oponían al Parque nacional. Khunjo Chumbi, uno de los candidatos y viejo amigo de Hillary, dijo que “primero Hillary trajo el azúcar a los labios de los sherpas, pero ahora está tirando sal en sus ojos” (Hillary, 1982, p.702).

Dándose cuenta de que el futuro del Parque nunca estaría asegurado sin el apoyo local, se decidió excluir a todos los asentamientos preexistentes del proyecto de Parque e involucrar a los habitantes locales en su manejo. Estos pasos ayudaron a disminuir el nivel de sospecha y los malos sentimientos. El manejo del Parque se concentró en responder a las necesidades de los habitantes locales en cuanto a leña para combustible, madera y tierras de pastoreo, y también en las preocupaciones ambientales impuestas por las agencias de financiamiento.

Debido al conflicto creciente entre la población local y la administración del Parque, en 1993 el gobierno de Su Majestad aprobó la Ley de Conservación de la Vida Silvestre que incluye la disposición de destinar hasta un 60 por ciento de los ingresos del Parque al desarrollo de la comunidad local. Del mismo modo, la Ley de Manejo de la Zona de Amortiguamiento permitió que se establecieran, alrededor de las áreas protegidas, zonas de amortiguamiento en donde las comunidades locales recibieran apoyo en forma de programas de desarrollo comunitario. En coincidencia con estas normas, las áreas boscosas al sur del Parque fueron informalmente consideradas como una zona de amortiguamiento, aunque sus objetivos de manejo son vagos y poco claramente entendidos por los oficiales del Parque y la población local.

Los neocelandeses prepararon el terreno para la gestión del Parque, incluida la protección ambiental, el desarrollo comunitario y el manejo del turismo (Garatt, 1981). En 1981, les sucedieron los administradores nepalíes del DNPWC. El Departamento comenzó reclutando sherpas para varios trabajos técnicos y administrativos: en un momento, tanto el guarda en jefe como el guarda asistente eran sherpas locales.

Han surgido varias instituciones locales con el propósito de abordar los problemas relacionados con el ambiente y el turismo. Una de dichas instituciones es el Comité Sagarmatha de Control de la Contaminación (SPCC), el cual fue establecido en 1991 con el apoyo inicial del WWF-EU. Administrado por sherpas locales, esta ONG local comenzó recibiendo un financiamiento sustancial de parte del Ministerio de Turismo, que le brinda a la institución casi el cuatro por ciento del valor de las entradas por concepto de montañismo recolectadas en la región del Everest (SPCC, 1997). El SPCC comenzó un ambicioso proyecto para limpiar la basura y educar a la gente local y a los visitantes acerca de la fragilidad ambiental del PNS. Su filosofía es la responsabilidad y la acción comunitarias para abordar los problemas locales, ya que es la comunidad local la que se ve más afectada (tanto positiva como negativamente) por el turismo.

Los resultados de la campaña de limpieza de la basura están a la vista; los senderos turísticos del Parque están mucho más limpios que en el pasado, cuando fueron notoriamente etiquetados con el nombre de “senderos de basura”. A pesar de que el SPSS ha comenzado a construir alianzas con otras agencias locales y extranjeras, su futuro depende mucho del apoyo que recibe del gobierno, las oficinas externas y los sherpas locales.

Otras organizaciones indígenas activas en el mejoramiento de las condiciones ambientales locales son los monasterios del Parque. Uno de los más importantes es el monasterio Tengboche, localizado en el sendero principal del campamento base del Everest. Este monasterio trabaja para el desarrollo de la comunidad local, y tiene planes para tratar problemas tales como la provisión de agua potable, electricidad y refugios para los porteadores.

Los esfuerzos indígenas para mejorar las condiciones ambientales y la gestión del turismo, y lograr un mejor nivel de vida, están siendo apoyados por varias oficinas gubernamentales e internacionales, entre las que se incluyen el Fideicomiso para el Himalaya, el “Oko-Himal”, el WWF-EU y los comités locales de desarrollo de los pueblos representados por sherpas elegidos a nivel local. En gran medida, la participación del gobierno a nivel local se restringe al manejo del Parque, el financiamiento del SPCC, el cobro de permisos para el senderismo y el mantenimiento del regimiento militar en Namche.

Evaluación crítica de las lecciones aprendidas

Cuatro eventos, tres externos y uno interno, alteraron para siempre las condiciones socioeconómicas y ambientales de la región del Everest. Estos fueron la ocupación china del Tíbet, que resultó en un éxodo de tibetanos al Khumbu, a fines de los cincuenta y principios de los sesenta; la explosión del turismo internacional en los sesenta; la nacionalización de los bosques y de las tierras de pastoreo en 1957; y la creación del Parque Nacional en 1976.

El PNS ha limitado sus propias actividades a la protección y vigilancia, casi sin realizar acciones orientadas a las comunidades. La meta principal del Parque es la conservación; se le ha dado poca atención al manejo del turismo y el desarrollo de la comunidad local. Sin embargo, el DNPWC ha hecho algunos esfuerzos para resolver los conflictos con la comunidad sherpa. Por ejemplo, en 1983 fue reinstalado el sistema tradicional del shingii nawa para el manejo del bosque, bajo el cual dos guardas forestales electos en los pueblos serían los responsables de proteger los bosques locales en cada asentamiento. Sin embargo, el nuevo sistema no parece haber sido totalmente eficaz y ha carecido de un apoyo general, dado que los guardas fueron vistos más como empleados del Parque que como gente del pueblo (Stevens, 1993).

En años recientes se ha recuperado el comercio histórico que fue interrumpido por los eventos en el Tíbet. Han sido reinstalados los sistemas de manejo tradicional del bosque, que habían colapsado con la nacionalización, y se han hecho intentos por balancear el impacto del Parque a través de la introducción del concepto de zona de amortiguamiento y enfoques comunitarios para la conservación del bosque.

De todas maneras, los cambios políticos recientes en el país han llevado a la gente local a quejarse de las normas impuestas por el Parque. Como resultado, muchas decisiones relacionadas con el manejo del bosque han sido confiadas a los locales, y se le dio autoridad a los monasterios para que manejen los bosques dentro de sus jurisdicciones. Si bien la comunidad local aprecia estos esfuerzos, parece seguro que continuarán los conflictos relacionados con el manejo del bosque, ya que las metas del Parque y de las comunidades locales son muy distintas. Queda por ver si la transferencia de los bosques a la comunidad local ha sido beneficiosa en todos los aspectos.

En el pasado, la DNPWC había adoptado un enfoque vertical, a pesar de que las normas recientes enfatizan la necesidad de una estrategia centrada en la gente. El Departamento escucha las sugerencias hechas por los guardaparques, pero la mayor parte de las decisiones políticas son tomadas en el centro. Desde el establecimiento de los parques nacionales en Nepal, el gobierno ha movilizado personal militar para proteger la vida silvestre dentro del PNS. Si bien esto ha protegido al Parque de los cazadores ilegales potenciales, y por lo tanto, ha beneficiado a la vida silvestre, tambien ha causado resentimiento entre la población local. Ellos ven a los militares como una amenaza, especialmente por el hecho de que se benefician de gran parte de los fondos que deberían ir al presupuesto regular del Parque.

Desafíos y directivas principales para el futuro

La intensidad del desarrollo del turismo es un aspecto clave en la región. Es importante que el turismo no debilite a la región del Everest, y que la planeación y el manejo de ésta se base en objetivos claramente orientados hacia la actividad turística. Es razonable suponer que sin la creación del Parque Nacional, el paisaje de Khumbu se encontraría mucho más degradado por las presiones del turismo. Por lo tanto, el establecimiento del Parque es bienvenido, aún cuando ha provocado algo de tensión entre la autoridad y la comunidad local. El PNS debería seguir siendo el centro de los esfuerzos para promover y manejar el turismo en Nepal, pero siguiendo líneas ecológicas y socialmente sustentables, y para conseguir el desarrollo rural sustentable en la región de los Himalayas.

Referencias

Bjonness, I. (1980). Ecological conflicts and economic dependency on tourist trekking in Sagarmatha (Mt. Everest) National Park, Nepal. An alternative approach to park planning. Norsk Geografisk Tiddskrift. 34: 119–138.

Byers, A. (1987). An assessment of landscape change in the Khumbu region of Nepal. Mountain Research and Development. 7: 77–80.

Garratt, K.A.J. (1981). Sagarmatha National Park Management Plan. Department of National Parks and Wildlife Conservation, Kathmandu.

Hardie N. et al. (1987). Nepal-New Zealand Project of forest management in Khumbu-Pharak. Unpublished report.

Hillary, E. (1982). Preserving a mountain heritage. National Geographic. 161: 696–702.

Inskipp, T. (1989). Nepal's forest birds: their status and conservation. International Council for Bird Preservation Monograph 4. 160pp.

Jackson, R and Ahlborn, G. (1987). Snow leopard surveys in Nepal. Sagarmatha (Everest) National Park. Cat News. 7: 24–25.

Jefferies, B.E. (1982). Sagarmatha National Park: the impact of tourism in the Himalayas. Ambio. 11: 274–281.

Jefferies, B.E. (1984). The Sherpas of Sagarmatha. In: McNeely, J.A. and Miller, K. (Eds.), National Parks, Conservation and Development. Smithsonian Institution Press, Washington DC. Pp. 473–478.

Jefferies, M and Clarbrough, M. (1986). Sagarmatha: Mother of the Universe. The Story of Mount Everest National Park. Cobb/Horward Publications, Auckland, New Zealand. 192pp.

Lovari, S. (1986). Some notes on the wild ungulates of the Sagarmatha National Park, Khumbu Himal (Nepal). Caprinae News. 5: 2–4.

Mehta, J.N and Kellert, S.R. (1998). Local attitudes towards community-based conservation policy and programmes in Nepal: a case study in the Makalu-Barun Conservation Area. Environmental Conservation. 25: 320–333. [CrossRef]

Nepal, S.K. (1999). Tourism induced environmental changes in the Nepalese Himalaya. A Comparative Analysis of the Everest, Annapurna, and Mustang Regions. PhD Dissertation submitted to the Faculty of Natural Sciences, Institute of Geography, University of Bern, Switzerland.

Sagarmatha Pollution Control Committee (SPCC) (1997). Annual report for the fiscal year 1996–1997. Publisher and place published not specified.

Stevens S. F. (1993) Claiming the high ground. Sherpas, subsistence, and environmental change in the highest Himalaya. University of California Press, USA.


NOTA:


[1] Información compilada por S.J.Nepal para el WWF-Internacional

Ediciones Digitales © 2016-2019 - Material fuera de comercio

Inicio | Programa | Biblioteca | Proyecto de Investigación                        

 Dra. Teodora ZAMUDIO