La leyenda de Quetzalcoatl. Diego Rivera. Palacio Nacional México D.F.

       
 


       por Dra. Teodora ZAMUDIO

  

pueblo Mapuche

Inicio | Programa | Biblioteca | Proyecto de Investigación

La institución del matrimonio en el pueblo  Mapuche

Alumna: Ana Mardjetko

D.N.I.: 26.466.815

Los Mapuches, son los  también llamados Araucanos, con mediata o inmediata ascendencia chilena.

Mapu significa tierra, Che significa gente. Éstos ocupan parte del territorio neuquino, el norte de Río Negro y porciones cordilleranas de Chubut. 

 

 

El concepto del matrimonio 

Desde el punto de vista sociológico, el matrimonio constituye la institucionalización de las relaciones que tienen por base la unión intersexual. Es evidente que el matrimonio trasciende como una institución social, ya que esta gobernada por normas institucionalizadas, en cuanto marido, mujer y también los hijos conceptual izan posiciones sociales o roles que la sociedad reconoce, respeta y, de algún modo, organiza. El derecho a su turno, constituye una recepción de la institución al establecer las condiciones mediante las cuales ha de ser legitima la unión intersexual entre un hombre y una mujer, en el sentido de que ha de ser reconocida y protegida como tal. El matrimonio es desde este punto de vista, tributario de la noción sociológica, que a su vez incorpora también los componentes éticos y culturales que denotan el modo en que cada sociedad, en un tiempo o época dada, considera legitima la unión intersexual.

La institucionalización de la unión intersexual que llamamos matrimonio, se logra en virtud de un acto jurídico (el acto constitutivo). Como acto jurídico, como acto humano y voluntario, el matrimonio es un acto libre y personalísimo de los contrayentes, puesto que el consentimiento de ambos asume condición de existencia del acto. Además, el matrimonio está constituido por el acto administrativo que implica la intervención de la autoridad competente para celebrar el matrimonio, ésta es el oficial público encargado del Registro Civil.

Caracteres del Matrimonio legal según el derecho argentino

Unidad: esto quiere decir que la existencia de un matrimonio subsistente, impide la constitución de otro vínculo matrimonial.

Permanencia o Estabilidad: la unión matrimonial es permanente o estable en el sentido de que se contrae con la intención de que perdure y de que su estabilidad quede garantizada por la ley.

Juridicidad:  el matrimonio es la unión de hombre y mujer, legalmente sancionada, lo cual implica que se perfecciona por medio de la celebración del acto jurídico revestido de las solemnidades que la ley impone a los contrayentes.

Impedimentos Dirimentes: Constituye obstáculo para la celebración de un matrimonio valido, el parentesco por consanguinidad entre ascendientes y descendientes sin limitación y entre hermanos y medio hermanos.

-         El parentesco por afinidad entre ascendientes y descendientes de uno de los cónyuges respecto del otro.

-         El vínculo derivado de la adopción.

-         Tener la mujer menos de 16 años de edad, y el hombre menos de 18.

-         El matrimonio anterior mientras subsista (ligamen).

-         Haber sido autor, cómplice o instigador del homicidio doloso de uno de los cónyuges.

-         La privación permanente o transitoria de la razón.

-         La sordomudez.

 Nulidad Matrimonial

Las nulidades matrimoniales, traducen la falta o defecto de algunos presupuestos que la ley exige para que el acto jurídico matrimonial produzca, en plenitud, sus efectos propios.

Tales presupuestos podrían sintetizarse en :

-         la exigencia de aptitud nupcial en los contrayentes (o sea, ausencia de impedimentos dirimentes, arriba expuestos)  y

-         prestación de un consentimiento no viciado (o sea, que no haya error sobre las cualidades del otro contrayente, cualidades que de haber sido conocidas, es razonable inferir que habrían determinado a no casarse; que se haya prestado sin mediar dolo de otra persona, o sea, sin haber sido inducido por maniobras, artificios o maquinaciones; y sin mediar violencia, sea física (fuerza física irresistible) o moral(injustas amenazas)

Respecto del Casamiento y de la forma de contraer Matrimonio en el pueblo Mapuche

Para la cultura mapuche el matrimonio es una institución de gran importancia, que no se reduce a los contrayentes sino que abarca la comunidad en si misma y establece sobre todo durante épocas de guerra alianzas estratégicas. Hay dos formas de matrimonio posible dentro del pueblo Mapuche. El relato de ambas permite claramente visualizar los cambios que la institución experimenta a través del tiempo.

Casamiento tradicional antiguo

El “Casamiento Tradicional Antiguo”, se llevaba a efecto habitualmente a través del rapto, “Antiguamente los indígenas se proveían de mujeres de muy variadas maneras: compraban a la niña o huían con ella; robaban una mujer casada o arrebataban a la fuerza una mujer núbil” (apta para casarse) “El casamiento a viva fuerza era el más acostumbrado”.

Este hecho a veces era simulado, pero otras era efectuado sin anuencia de los progenitores de la novia y menos con el consentimiento de ésta, lo que daba origen a verdaderas batallas. Acá tenemos una gran diferencia con nuestro sistema, que toma como causal de nulidad  del matrimonio, los vicios en el consentimiento.

Cuando un hombre tenía la intención de casarse reunía a sus vecinos y pedía su ayuda para raptarla diciéndoles: “Deseo una mujer; ayudadme, mañana acompañadme a robar a esa joven”. Al día siguiente anocheciendo se dirigen a la casa de la joven, si es cerca van a pie, si es lejos van a caballo. El aspirante al casamiento destina dos de sus acompañante para que se sitúen cerca de la cama de los padres y los sujeten para que no puedan atacarlos, entran a la casa, sacan a la joven que da gritos, pero los padres convenientemente inmovilizados por los ayudantes del rapto no pueden defenderla. A la joven la tiran consigo, asida de las manos; si no quiere andar la arrastran a la fuerza, pero no suelen pegarle. Llegan a la casa del novio quien dice a los ayudantes “ya que me habéis favorecido con vuestra asistencia, volved mañana por acá”. Al día siguiente se celebra una fiesta en casa del novio, a ella asiste la familia de él y sus ayudantes en el rapto. Mientras los hombres celebran, una de las mujeres de la casa conversa con la raptada, aconsejándola que se conforme, haciéndole ver lo importante de haber encontrado marido y que no huya de casa ya que esto pondría en mal concepto a su padre y a su madre. Durante la fiesta el marido pide a uno de sus amigos que agasaje a su mujer con alimentos y la aconseje todavía un poco más, él le habla señalándole que “Cada hombre toma mujer y a cada mujer se le da marido: tal es la costumbre de nuestra raza que nos legaron nuestros abuelos desde la antigüedad”, “te condujimos para acá según derecho tradicional”. Terminada la fiesta, la mujer robada queda en casa de su marido, las otras mujeres la vigilan para que no huya. Pasados tres días se da aviso a los padres para que sepan donde se encuentra su hija.

Casamiento formal entre indígenas más civilizados

El “Casamiento Formal Entre Indígenas Mas Civilizados”, se inicia con la “Petición Oficial” para la que se utiliza la designación de un mediador, que lleva el mensaje al padre de la escogida diciendo: “Me manda, pues, mi patrón que venga a verte y que te diga: “ya tenemos que deliberar; están ya crecidos nuestros vástagos; en eso hay que pensar. Yo tengo un vástago hombre, y un hijo adulto quiere tener mujer. Por eso recordé yo a mi amigo. Él tiene una hija; que me dé la hija, digo yo. Así lo exige el aseguramiento de nuestras descendencia; cada hombre se casa, y la mujer crece para pertenecer a gente extraña. Por eso que me de su hija para que sea la mujer de mi hijo”. Eso dirás en mi nombre a mi amigo mandó mi patrón. “Cumplo con el encargo, señor”. El aludido contesta, “¡Así es pues!. Tengo ahora conocimiento de lo que dice mi amigo. Pero hoy día están cambiadas las cosas; ya no se casa a la fuerza; si quiere la mujer hay casamiento; si no quiere, no lo hay”, consulta entonces a la hija y ella contesta “¿Cómo podré yo al momento decir que si?. Ni conozco de cerca de ese hombre”.

Regresa el mensajero y da cuenta de la negativa, los padres del joven deciden enviar una mensajera. Una amiga de la madre sirve de mediadora y lleva el siguiente mensaje “No somos gente mala; tenemos de todo en abundancia, no somos gente pobre”. La joven acepta el matrimonio, en atención a que ya la habían pedido deciden que seria mejor la lleven a escondidas, acuerdan el día y en la fecha fijada va el joven a caballo y se la lleva a su casa. Al día siguiente se envía al mensajero a avisar que ésta se encuentra allí: “Me ha enviado mi patrón para que te dijese en su nombre: “Medio mes atrás mandé que se visitara a mi amigo, quise entrar en relaciones de familia con él”, “mi mensajero volvió fracasado. Yo me conformé pero mi hijo no; él siguió adelante con su asunto en unión con mi esposa”; le informa que  una mediadora, se puso al habla con la joven y la hizo cambiar de opinión, “Actualmente la niña está aquí”.  El padre de la joven, puesto en antecedentes de la situación, envía el mensaje “pronto quiero ver a mi hija, junto con el pago, se entiende”.

En la mañana del día siguiente se dirigen a casa de la joven, hacen el pago de ella y se celebra el matrimonio, de acuerdo con la tradición,  hechos los saludos protocolares a través del mediador que es quien guía la ceremonia marcando la tradición, por lo que era elegido con todo cuidado por el padre del novio, y efectuado el pago, se establecen explícitamente las relaciones de familia que derivan de este hecho en los siguientes términos:

El padre del novio señala: “Hoy pues nos arreglaremos convenientemente para iniciar vínculos duraderos de parentesco. De este modo nos emparentaremos legítimamente; no hablaremos mal unos contra otros, nos ofreceremos mutuamente nuestras casas y viviremos en pacífica amistad: si uno tiene chicha invitará al otro, si tiene carne, participará al otro un pedazo escogido. En esta forma se casaron los antepasados de nuestra raza; la misma guardaremos nosotros hoy; he dicho amigo”.

Contesta y ratifica el padre de la novia: “hay tradiciones de parte de nuestros antepasados que tenemos que seguir nosotros. Según ellas cada hombre se casa. Nosotros no guardamos ningún rencor en nuestro corazón acerca de lo sucedido, porque cada hombre busca la mujer que le gusta. Así lo hiciste tu en este caso. Tenían un hijo adulto y por eso os gustaba emparentarnos por casamiento con nosotros. Sea pues”.

Luego de estas palabras ceremoniales, celebran todos comen la carne de las dos ovejas y toman chicha terminado el festejo señala el mediador  al padre de la novia, “según la tradición nuestra despedida ha de efectuarse con un apretón de manos”, contesta este “ hay que cumplir con todo lo prescrito”, entonces la ceremonia del casamiento continúa.

El padre del novio: “Hoy, pues, doy fin al casamiento de mi hijo; por eso digo lo siguiente ”En mi mano derecha me  entregarás mi nuera que he comprado y tú me recibirás también con tu derecha a mi hijo; vamos a cambiar nuestros hijos”. 

El padre de la novia entrega a su hija con las siguientes palabras: “Ahora estás casada; obedece cuando se te manda; no seas floja; la inculpación recaería sobre mi “que mal educó a su hija “, me reprocharían; no me dejes en vergüenza”  estos y otros consejos agrega también la madre le habla y le recalca que sea aseada.

El padre del novio: ”Tú recíbeme  hoy a mi hijo también con tu derecha, para que vea en ti a su verdadero suegro. Si hay un asunto mándale a él; si hay un trabajo ordena que te ayude y vendrá a asistirte”.

Suegro al yerno: “Ya hemos entrado hoy en toda forma de relación entre suegro y yerno: Nos estimaremos y respetaremos, pues, mutuamente en verdad”, hace referencia en sus palabras a que existe suegros y yernos que no se respetan y se pelean, lo que ellos no harán y le señala “Aquí tienes tu casa y cuando yo llegue donde ti, cuando vaya a ver a mi hija, me ofrecerás tu casa también”. Con estas palabras se ponen fin al casamiento, los novios están casados para todos los efectos, las familias están emparentadas, entonces la mujer se va a vivir a la parcialidad de su marido y saca en este mismo momento sus pertenencias de la casa para lo que han traído carretas enyugadas que cargan con todas las cosas, se despiden y se van.

Acá se ve lo que significa un matrimonio legitimo para ellos. En nuestro derecho hay que cumplir con ciertos requisitos legales para que el matrimonio sea legitimo. A estos los encontramos plasmados en el Código Civil. En el pueblo Mapuche hay que cumplir requisitos que vienen impuestos por la tradición y se traducen en una serie de conductas y expresiones orales que no se encuentran plasmados por escrito.

La poligamia

La familia Mapuche era poligámica. El hombre podía casarse con cuantas mujeres le permitieran sus recursos. Los más ricos (ulmenes), poseían 6 o más, pero la mayor parte se conforma con 2 o 3.

Hasta hoy los indígenas hablan con orgullo de sus antepasados que tenían muchas esposas y lo consideran símbolo de poder y riqueza. (acá vemos otra diferencia con nuestro sistema el cual considera al ligamen como un impedimento matrimonial).

Era la primera mujer, la "unendomo", la real dueña del hogar, pues las siguientes le reconocían tal carácter, y su hijo mayor era el primogénito, aunque naciera después que los hijos varones de las otras. La unendomo quedaba libre en la viudedad, quedaban también en posesión de todos los bienes de su marido, casas, tierras y encomiendas, lo que les daba una situación de privilegio y lo que las hacia ser asediadas para que volvieran a contraer matrimonio (era corriente que las mujeres se casaran 2 o 3 veces mas) mientras que las demás mujeres formaban parte de la herencia del primogénito, o si este no existía, del hermano mayor del difunto.

El adulterio de la mujer era excepcional y estaba penado con la muerte, castigo que se hacía extensivo al cómplice. Tan rigurosa represalia no era originada por consideraciones morales, sino

por la privación de un derecho que se consideraba exclusivo. Las conductas de las hijas y hermanas les tenia completamente sin cuidado.

Parentesco y Matrimonio

El parentesco corre por línea varonil. Es así como un joven, llamará "hermano" o "hermana" a los hijos del hermano de su padre, y le estará vedado el matrimonio, con esta última, a riesgo de incurrir en una relación incestuosa, (como en nuestro sistema, en el pueblo Mapuche también se prohíbe el casamiento entre consanguíneos directos). Por el contrario, el matrimonio entre primos cruzados (la hija del hermano con el hijo de la hermana) es un vínculo preferido por el sistema familiar y seguramente constituyó un matrimonio obligatorio en tiempos pretéritos, (era una forma de mantener la sangre o herencia genética).

Como los miembros solteros de un grupo de residencia están ligados entre sí por vínculos patrilineales, los jóvenes deben buscar pareja fuera de la comunidad. Esta forma de matrimonio es calificada como exogámica. El intercambio de mujeres, dentro del sistema de matrimonio exogámico, es uno de los vehículos más importantes para integrar a varias comunidades Mapuches entre sí.

Edad para casarse       

Entre los Mapuches, el matrimonio se realiza a temprana edad. La edad promedio para contraer matrimonio es la de 12 o 13 años. Pero incluso puede realizarse con anterioridad. A los 18 años de edad, ya se debe estar casado de lo contrario deberá abandonarse el pueblo.

Acá encontramos otra diferencia con nuestro sistema en el cual la edad para contraer matrimonio es la de 16 para la mujer y 18 para la del hombre, considerándose un impedimento matrimonial tener menos de esa edad.                                

 

 

Ediciones Digitales © 2016-2019 - Material fuera de comercio

Inicio | Programa | Biblioteca | Proyecto de Investigación                        

 Dra. Teodora ZAMUDIO