La leyenda de Quetzalcoatl. Diego Rivera. Palacio Nacional México D.F.

       
 


       por Dra. Teodora ZAMUDIO

  

Declaración de San José

Inicio | Programa | Biblioteca | Proyecto de Investigación

del Concejo Indígena Mesoamericano

 

Nosotros, organizaciones, las comunidades y pueblos indígenas de Mesoamerica constituimos el Consejo Indígena Mesoamericano (CIMA) con el objetivo de hacer valer, defender y promover nuestros derechos como Pueblos Indígenas de la región.

 

 

CONSIDERANDO

 

Reconociendo los avances en el marco político y jurídico a nivel nacional, regional e internacional del reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas

 

Reafirmamos nuestros derechos como pueblos que incluyen el derecho a: la libre determinación; definir nuestro propio desarrollo y nuestras propias formas de vida; el control, uso, manejo, administración y disfrute de los recursos naturales; controlar todas las actividades económicas en nuestros territorios; nuestros sistemas jurídicos propios y formas autónomas de gobierno y organización como sistemas políticos diferentes tanto al nivel comunitario como regional; y los derechos humanos, políticos, sociales, económicos y culturales.

 

Consideramos que aunque han habido avances en el marco político y jurídico al nivel nacional, regional e internacional, todavía falta el reconocimiento efectivo de los pueblos indígenas dentro de la Constitución y la legislación nacional de los países de Mesoamerica.  Reafirmamos nuestro derecho para participar de forma plena y efectiva en la elaboración, la toma de decisiones y la implementación de convenios y otros instrumentos regionales e internacionales vigentes y emergentes.

 

Reafirmamos nuestro derecho al consentimiento libre, previo e informado a través de mecanismos apropiados definidos por los pueblos en el desarrollo, la toma de decisiones para la implementación de políticas, programas y planes nacionales, regionales e internacionales que hasta el momento no han sido consultados a los pueblos indígenas ya que estas medidas lesionan nuestros derechos.

 

Reafirmamos nuestro derecho a la participación en igualdad de condiciones en negociaciones con organismos bilaterales, multilaterales y compañas multinacionales.

 

 

 

POR LO TANTO:

 

Exigimos a los Estados que ratifiquen el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) así como su implementación y otros instrumentos jurídicos internacionales que reconozcan los derechos de los pueblos indígenas.

 

Exigimos a los Estados – Nación a la aprobación del Proyecto de Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas aprobada por la Sub Comisión de Prevención de Discriminaciones y Protección a las Minorías (en agosto de 1994).

 

Rechazamos la adopción de convenios nacionales, regionales internacionales que son contradictorios a los avances que reconocen los derechos de los pueblos indígenas.

 

Manifestamos nuestra alta preocupación ante el establecimiento del proceso integracionista y de globalización, implementando el Acuerdo de Libre Comercio de las América - ALCA, el Plan Puebla Panamá - PPP, el Plan Colombia, la implementación de los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio que van en detrimento de nuestros derechos y que conduce a la marginación y al hambre de nuestros pueblos, la calidad de vida y la destrucción de la diversidad cultural de los pueblos indígenas.

 

Rechazamos los proyectos hidroeléctricas, así como otros megaproyectos susceptibles de afectar a nuestro pueblos y territorios en el marco del Plan Puebla Panamá.

 

Exigimos que los programas relacionados a la biodiversidad deben respetar los derechos colectivos de nuestros pueblos, conocimientos colectivos indígenas, recursos genéticos, bancos de genes, ciencia y tecnología y conocimiento de la diversidad biológica; esto debe incluir nuestra participación en la toma de decisiones, en la elaboración, planificación, ejecución y evaluación en el manejo de cualquier proyecto que nos afecten así como el control de cualquier beneficio que derive de ellos con el consentimiento libre previo e informado.

 

Rechazamos todas las acciones de bioprospección y biopiratería que se viene desarrollando en nuestros pueblos indígenas.

 

Rechazamos el Protocolo Centroamericano de Acceso a los Recursos Genéticos y a los Conocimientos Tradicionales que marginan y no reconocen nuestros derechos.

 

Exigimos que los programas de conservación deben respetar y reconocer nuestros derechos al uso y propiedad de los territorios de los cuales dependemos. Ningún programa para conservar la biodiversidad debe ser promovido en nuestros territorios sin nuestro consentimiento previo, libre e informado expresado a través de nuestras organizaciones representativas.

 

Por lo tanto la mejor garantía para la conservación de la biodiversidad respeten nuestros derechos al uso, administración, manejo y control de nuestros territorios.  Afirmamos que la protección de los diferentes ecosistemas deben estar en nuestras manos, de los pueblos indígenas, dado que los hemos habitado por miles de años y nuestra sobre vivencia depende de ellos.

 

Exigimos que las políticas y legislaciones sobre ambiente deben reconocer que los territorios el control y el uso de los territorios indígenas y los sistemas de manejo de recursos naturales como ‘áreas en protección’ efectivas y darle prioridad a su establecimiento legal como territorios indígenas.

 

Las áreas protegidas o reservas ecológicas de la biosfera no deben dar argumento a los gobiernos para desplazar a nuestros pueblos en los lugares que los habitan, igualmente las políticas y legislaciones sobre ambiente defender, conocer que las áreas protegidas que se encuentran dentro del los territorios indígenas deben incluir la plena participación conjunta o co-manejo de los pueblos indígenas y así como el control de cualquier beneficio que se derive de ellos.

 

Las áreas protegidas no deben ser pretexto para desplazar a los pueblos indígenas que ancestralmente han vivido de ellas.

 

Valoramos altamente que nuestra ciencia y tecnologías hacen contribuciones importantes a la humanidad, incluyendo a los países en vía de desarrollo’, demandamos derechos colectivos de nuestros conocimientos en la legislación nacional como en la internacional, y el control sobre el desarrollo y la manipulación de este conocimiento.

 

Exigimos a los Estados – Nación que resuelvan mediante el diálogo los conflictos relacionados a los recursos, tenencia y reconocimiento de tierras y territorios de los pueblos indígenas proveyendo los recursos económicos para recuperar las tierras, restituir las tierras que fueron despojados.

 

Exigimos a los Estados - Nación, respeto a las formas de resolver nuestros conflictos internos y los conflictos creados por el Estado en nuestros territorios y resolverlos pacíficamente por la vía del diálogo sin evadir sus responsabilidades.

 

RESOLVEMOS:

 

Resolvemos establecer el Consejo Indígena Mesoamericano (CIMA) como un cuerpo de coordinación, consulta y de resoluciones en las instancias nacionales, regionales e internacionales, para la promoción y la defensa de los derechos de los pueblos indígenas, según la carta de constitución.

 

Resolvemos coordinar políticas y acciones entre el CIMA y otras organizaciones indígenas nacionales, regionales e internacionales.

 

Dar a conocer la existencia del CIMA a todos organismos nacionales, regionales e internacionales.

 

Que la Carta de la Alianza Mundial de los Pueblos Indígenas y Tribales de los Bosques Tropicales, el Proyecto de la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos indígenas, el Convenio 169 de la OIT sean referentes de los principios y derechos del CIMA con respecto a los derechos de los pueblos indígenas sobre: libre determinación entre ellos, territorios, cultura, educación, salud, sistemas de ciencia y tecnología, sistemas jurídicos y políticos, formas propias de realización, conocimiento tradicional de la propiedad intelectual, áreas protegidas, acceso a recursos genéticos, reparto equitativa de beneficios, derecho al autodesarrollo, el derecho de la participación, consentimiento, libre, previo e informado, control, uso, manejo, administración y disfrute de los recursos, formas propias de organización, investigación y otros derechos humanos, sociales, políticos, culturales, económicos, medio ambientales de los pueblos indígenas.

 

Llamamos a los gobiernos para que promuevan una Segunda Década Internacional de los Pueblos Indígenas en virtud de que la que esta por terminar no ha logrado que se apruebe el Proyecto de Declaración Universal de los derechos de los Pueblos Indígenas.

 

Apoyamos el establecimiento del Foro Permanente para Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas y demandamos el apoyo económico y político para una verdadera eficacia según su mandato.

 

 

Dado en San José, Costa Rica, el 27 de octubre de 2002

 

 

Firman:

 

Artenelio Hernández

Panama

Geodisio Castillo

Panama

Onel Masaldule

Panama

Jorge Stanley

Panama

Rodalina Gonzáles

Nicaragua

Jorge Fredrick

Nicaragua

Marcelino Díaz

México

Genaro Serech

Guatemala

Celso Jiatz

Guatemala

Adrián Esquino

El Salvador

Darío Zurdo

Costa Rica

Abraham García

Costa Rica

Ester Camac

Costa Rica

Flor Morales

Costa Rica

Alejandro Jaen

Costa Rica

Valeria Corrales

Costa Rica

Ali García

Costa Rica

Pablo Sibar

Costa Rica

Marcial Arias

Panamá

Luis Claudio

Costa Rica

 

  UNESCO/Declaración Universal sobre el Genoma y Derechos Humanos • UNESCO/Declaración universal sobre la diversidad cultural • Declaración de Santa Cruz • Declaracion de Mujeres Indígenas • Manifiesto del pueblo aymara • Declaración del Mataatua • Declaración de Ukupseni • Propiedad Intelectual Comunitaria • Declaración de KARI-OCA • CDB~Foro Indígena • Declaración de Durban • Declaración de Buenos Aires • Declaración de Popa 2 • Declaración de San José • Declaración de Sasaima • Declaración Qompi Sosa • Declaración de Tacna

 

Ediciones Digitales © 2016-2019 - Material fuera de comercio

Inicio | Programa | Biblioteca | Proyecto de Investigación                        

 Dra. Teodora ZAMUDIO