La leyenda de Quetzalcoatl. Diego Rivera. Palacio Nacional México D.F.

       
 


       por Dra. Teodora ZAMUDIO

  

4. Modelo estadounidense

Inicio | Programa | Biblioteca | Proyecto de Investigación

En palabras de la jueza Sandra Day O´Connor[1], miembro de la Suprema Corte de Justicia, “Hoy en los Estados Unidos, tenemos tres tipos de entidades soberanas –el gobierno federal, los estados, y las tribus indígenas. Cada uno de los tres soberanos tiene su propio sistema judicial, y cada uno juega un papel importante en la administración de justicia en este país”.

Las tribus[2] tienen la autoridad para sancionar y aplicar leyes, promulgar regulaciones y reglamentos administrativos, y administrar justicia. Debe distinguirse entre la legislación del gobierno federal con respecto a las tribus -la llamada Ley Indígena-, y la ley tribal, que es única para cada tribu y emana de sus propias instituciones. Los códigos tribales son sancionados por los consejos tribales, y deben ser aprobados por el Secretario del Interior.

Los sistemas de tribunales tribales presentan grandes variaciones, desde los sistemas de varios niveles como el de la nación Navajo, hasta tribunales de un solo juez que operan a tiempo parcial. Existe actualmente una tendencia a retomar los sistemas tradicionales de resolución de conflictos, ya sea mediante la creación de nuevas instituciones o el establecimiento de procedimientos adecuados en los sistemas de tribunales existentes.

Los jueces son elegidos por voto directo en algunas tribus, y en otras son elegidos por el consejo tribal. En general se trata de miembros de la tribu, pero existen excepciones. Tradicionalmente, los jueces no eran abogados, pero en los últimos años ha aumentado la cantidad de jueces con formación en derecho. Habitualmente son designados por un período específico. Recientemente han comenzado a desarrollarse tribunales de apelaciones. Las características de estos tribunales varían notablemente: en algunos casos se forman ad hoc para cada apelación, en otros están compuestos por jueces de otras tribus. En la nación Navajo, existe un tribunal supremo de carácter permanente.

En materia de derecho penal, dentro de las reservaciones los delitos menores cometidos por indígenas en perjuicio de indígenas son de jurisdicción del gobierno tribal. Cuando el delito es en perjuicio de no-indígenas, la jurisdicción primaria es del gobierno tribal, pero los tribunales federales también tienen jurisdicción. Los delitos cometidos por no-indígenas no son de jurisdicción tribal, sino federal. Los delitos mayores (asesinato, robo a mano armada, etc.) son de jurisdicción de los tribunales federales, de acuerdo con la Ley de Delitos Mayores[3]. Los delitos cometidos por indígenas fuera de las reservaciones son jurisdicción de los gobiernos locales, estaduales o federal según corresponda.

En materia civil, cuando el asunto del reclamo se origina en territorio indio, en general es de jurisdicción de los tribunales tribales, independientemente de que quien hace la demanda sea indígena o no. Para asuntos totalmente internos de la tribu, la jurisdicción tribal es absoluta. Pero la jurisdicción en materia civil es un tema controvertido sobre el que aún no hay una doctrina clara por parte de la Suprema Corte, por lo que también los tribunales de los estados tienen jurisdicción en determinados casos.


NOTAS:


[1] Sandra Day O´Connor, Lessons from the Third Sovereign: Indian Tribal Courts, 33 Tulsa Law Journal 1, 1 (1997)

[2] La denominación “tribu”, tal como se utiliza en la legislación, denomina en general a un grupo de indios de la misma raza o raza similar, unidos en una comunidad bajo un mismo liderazgo o gobierno, y que habitan un territorio en particular (aunque este a veces no esté precisamente definido)

[3] 18 U.S.C. 1153

 

Ediciones Digitales © 2016-2019 - Material fuera de comercio

Inicio | Programa | Biblioteca | Proyecto de Investigación                        

 Dra. Teodora ZAMUDIO