La leyenda de Quetzalcoatl. Diego Rivera. Palacio Nacional México D.F.

       
 


       por Dra. Teodora ZAMUDIO

  

pueblo Quilmes

Inicio | Programa | Biblioteca | Proyecto de Investigación

Pablo Indio, de la comunidad Delfín -pueblo Quilmes- de los valles Calchaquíes (Tucumán-Argentina)

(Entrevista documentada por Argentina Indymedia, 9 de mayo)­

Buenas noches, por ahí lo más importante, lo más lindo, no es solamente contar sino intercambiar.

Yo voy a hacer un resumen de lo que es la comunidad de donde vengo y después si hay alguna duda la podemos responder.

Muchos de ustedes deben haber escuchado la historia de nuestro pueblo, el pueblo Quilmes, que tiene su origen en el Valle Calchaquí en la provincia de Tucumán. A partir de 1666 se trae a parte de nuestro pueblo, dentro del proceso de la colonización hispánica, a las costas bonaerenses y se da origen a la actual Quilmes de la ciudad de Buenos Aires.

A partir de ahí la historia nos sepulta a nosotros: dice que con la venida de nuestro pueblo a Buenos Aires en el valle no queda nadie, que se empieza a repoblar con hermanos de otros pueblos y que los que han venido aquí se han ido extinguiendo por su propia voluntad. Esta es la versión oficial. La versión concreta es diferente.

Yo quiero decirles que hay documentación -y hay certificación a través de la memoria oral- de que nuestro pueblo jamás ha dejado de existir en nuestro Valle Calchaquí. En 1716, 50 años después que la historia nos sepulta, se hace un tratado con nuestro pueblo reconociéndole su territorio. Entonces eso quiere decir que nunca hemos dejado de existir ahí.

Después de la época colonial, después de la independencia del país, vuelve a ser usurpada la parte nuestra, la parte de la comunidad Quilmes, por terceros, por terratenientes que crearon estancias dentro de nuestro territorio con la gente adentro. Nosotros de ser dueños legítimos pasamos a ser intrusos de nuestra tierra (a partir de 1810, 1820 y algo).

Esa situación se ha dado hasta 1960, con un sistema de estancia, donde la relación era bastante difícil, puesto que nuestros abuelos estaban obligados a cumplir todos los requisitos que imponían los dueños de la tierra. Entre ellos, lo que se llamaba las "obligaciones", que era un trabajo obligatorio y gratuito en la parcela de los terratenientes.

Había que engancharse obligadamente también en los trabajos de zafras, en los cuales el terrateniente era contratista. En las elecciones, hasta 1940, el que tenía documento se lo quitaba el terrateniente y él votaba por todos, entonces siempre ganaba el candidato de ellos, así que no había forma de cambiar esta situación.

A partir de 1960, 1970, cuando empieza a aflojar un poco la dictadura de Onganía, nuestros pueblos empiezan a ver qué pasaba con nosotros, con nuestra situación de territorio, porqué el tema de las obligaciones y todo eso. Y empieza a renacer una lucha de reivindicación territorial y de derecho.

Eso es a partir de 1960 hasta la fecha, que hemos crecido en organización, hemos ido conociendo derechos, hemos ido participando en conseguir instrumentos legales, a nivel nacional, a nivel provincial, como puede ser la ley 23302, la participación en la reforma de la constitución del 94. Bueno, esa es la situación que nos encontramos hoy.

Nosotros nunca hemos sido desalojados de la tierra, siempre hemos trabajado dentro de la tierra, por lo tanto se le hace difícil a los tienen los papeles poder echarnos de la tierra. Hoy en día por ahí solo falta el trámite burocrático, el trámite de papel. Para eso tiene que haber una medida desde el gobierno para lograr subsanar la cuestión jurídica del territorio y poder tener nuestro título comunitario. Nosotros siempre hemos sido sedentario desde épocas milenarias.

Nuestro pueblo ha subsistido en base a su trabajo, en base a la siembra, a la cría de animales, a la domesticación de animales, de plantas, y eso ha hecho que a pesar de estar en una región muy árida, muy seca, donde llueve 250 mm. anuales, que llueve enero, febrero, parte de marzo, y solo nos manejamos con el agua de las pequeñas vertientes que bajan de los cerros, nosotros hemos logrado autoabastecernos hasta la fecha y poder mantener una economía basada en eso, en el autosustento de cada familia.

Sin embargo existen otros problemas, existen problemas de salud, el sistema de salud oficial no llega a la comunidad y también estamos proponiendo algunas cuestiones como nosotros mismos capacitar gente para que hagan de agente sanitario o promotores de salud, para que recorran las comunidades, que ellos hagan el trabajo básico de la cuestión de la atención de la salud, eso estamos logrando.

Muchas veces se piensa, nos han dicho, que nosotros los Pueblos Indígenas o que las comunidades nos vivimos quejando y que sólo servimos para pedir. En el caso nuestro, nosotros planteamos los problemas pero también planteamos alternativas de solución, alternativas de cómo salir de esos problemas, y aportando lo nuestro.

En educación también hay algunos problemas, digamos de fondo, donde aún nuestros valores culturales no están incorporados a la currícula de enseñanza. Estamos planteando modificaciones en eso, también poniendo lo nuestro, digamos, aportando lo nuestro. Hay también problemas de infraestructura, de comunicación, de caminos y todo eso.

Pero lo más importante para nosotros, el objetivo fundamental es justamente subsanar el tema jurídico de la tierra.

Porque a partir de ahí, teniendo un marco jurídico del territorio, nosotros podemos por un lado defender y conservar los recursos naturales, como ser el agua, la leña, los recursos forestales, y poder crecer trabajando con esos recursos, pero sin destruirlos, cosa que está pasando, que pasa comúnmente cuando el manejo no está en manos de los Pueblos Indígenas, porque los conceptos de manejo y de explotación son diferentes.

Para otras sociedades, tener un recurso, tener la tierra, es un recurso monetario. Para nosotros no, implica un montón de cosas más. Más allá de la subsistencia, implica tener un espacio donde uno vive, donde uno tiene su pasado, sus muertos, sus abuelos, entonces tiene relación no sólo con lo material sino con lo espiritual.

Esa es la lucha nuestra hoy en día y que también implica en algunos casos cuestiones concretas. Por ejemplo, nosotros tenemos nuestra ciudad precolombina de Quilmes. Ustedes habrán escuchado hablar cuando se habla de turismo, de bellezas de Tucumán, se pone como un atractivo turístico la antigua ciudad de Quilmes, las llamadas "ruinas de Quilmes".

Nosotros en este momento estamos en una pelea con la provincia de Tucumán para lograr nuestra participación en el manejo del sitio arqueológico, porque hasta el momento está concesionado a un particular, quien ha construido un hotel dentro del mismo sitio arqueológico, lo cual ha sido un destrozo terrible, no solo para nosotros sino para la sociedad en general, porque es un patrimonio que si bien es de nuestros mayores -les pertenece más que a nadie- también les pertenece a los argentinos digamos, a la comunidad; hay mucha riqueza.

En este momento estamos en esa mesa de discusión, en la semana que viene vamos a sentarnos con el gobierno a ver como va a ser la pelea para lograr empezar a tomar parte del manejo del sitio arqueológico.

Y seguramente en algún momento vamos a requerir de la solidaridad de la gente, de los medios de comunicación, de quienes estudian también, como ustedes, o participantes de alguna institución, para que nos den una mano en ese sentido, hacerles entender a los gobiernos, a los que manejan las instituciones del estado, que debe dar la participación a quienes lo merecen.

Por otro lado la legislación establece que debe haber una participación en cuanto a los recursos. Eso es sintéticamente lo que puedo decir.

Preguntas adicionales

¿Cómo es la relación con el estado?

Nosotros podemos tener acceso a entrevistas con los ministros, por el tema educación, por el tema de salud. Pero el tema es que no hay respuestas, no hay respuestas concretas, es difícil, más que nada en Tucumán que es un provincia que históricamente ha negado la existencia de las comunidades con sus territorios y no hay siquiera en el estado una institución que tenga que ver con los Pueblos Indígenas. Entonces de esa manera se hace difícil.

¿Las tierras que reclaman son las que están ocupando o hay otras que no estén ocupando que también?

No, las tierras que reclamamos es donde estamos viviendo, son aproximadamente 60.000, 70.000 hectáreas que están dentro de los limites de Catamarca y Salta. Y también coinciden esos limites con el antiguo tratado con la corona española de 1716. Así que estamos reclamando no que nos den otras tierras, sino que se saneen los títulos de las tierras en las que vivimos.

Históricamente ¿siempre ocuparon el lugar, desde antes de la llegada de los españoles?

Exacto, sí.

¿Y la cultura de su pueblo se está manteniendo a nivel de tradiciones orales y religiosas, o se va perdiendo con las nuevas generaciones?

Bueno, hay una pérdida gradual de todos los valores culturales. Cuando se hace toda esta expatriación de nuestro pueblo, cuando se hacen las llamadas guerras calchaquíes en 1660, las últimas en 1667, se prohíbe el idioma, y con el idioma ustedes saben que viene todo lo que implica la cultura. Sin embargo nosotros hemos logrado mantener bajo el poncho como se dice, parte de esos valores culturales.

Hoy todavía existen algunas ceremonias, existe parte de la música antigua, existen los sistemas de trabajo de la tierra, la alimentación se basa como era en épocas precolombinas, en los cereales, en el maíz concretamente, en el zapallo, son cosas que se mantienen.

Después las técnicas artísticas, lo que hoy se llama artesanía, que era el arte antiguo, todavía existe en la cerámica, en la cestería, en el tejido, en la madera, en la piedra. Hay muchas cosas que todavía están presentes, nada más que están como desparramadas.

La tarea nuestra hoy es hacer una alineación de esas partes de nuestra cultura y poder de alguna manera que eso, además de que como comunidad podamos fortalecer y transmitir a nuestros chicos, que también podamos entrar al sistema de educación formal, porque eso es una contradicción, que esos valores no estén siendo inculcados desde la escuela, y ustedes saben que la escuela muchas veces en vez de formar, deforma cuando no es lo propio.

Fuente: Cirilo Acuña; Agencia Internacional de Prensa India, (AIPIN)  http://www.redindigena.net/noticias/boletines/index.html  - Región Noroeste, Parque Nacional 499 Oriente, Frac. El Parque, CP 81259, Los Mochis, Sin., México. Tel/Fax (52-668)8181526, e-mail: aipinrn@terra.com.mx  - e-mail: aipinrn@laneta.apc.org 

 
 

Ediciones Digitales © 2016-2019 - Material fuera de comercio

Inicio | Programa | Biblioteca | Proyecto de Investigación                        

 Dra. Teodora ZAMUDIO