La leyenda de Quetzalcoatl. Diego Rivera. Palacio Nacional México D.F.

       
 


       por Dra. Teodora ZAMUDIO

  

P. indígenas de La Rioja

Inicio | Programa | Biblioteca | Proyecto de Investigación

 

Justo es nombrar a quienes fueran los orígenes: cultura Aguada: Olongastas, Capayanes y Diaguitas, hasta el mismo Imperio Inka, convivieran humildemente con esta tierra colonizada luego por el español a partir del Año 1591, cuando Don Juan Ramírez de Velazco (fundador de La Rioja) llega a la zona.Uno de nuestros primeros idiomas era el kakán, que dejó de hablarse hace más de 200 años (el idioma quechua fue introducido con los incas a fines del siglo XV).Desde allí, en más, surgieron figuras como las que vamos a mencionar y muchos más que trabajaron y amaron la tierra, defendiéndola con ahínco.

Petroglifos hallados en la región de Talampaya evidencian que la Provincia de La Rioja estuvo habitada desde alrededor de 10 mil años. Sin embargo los pueblos que los españoles encontraron en este territorio a su llegada eran tres: los diaguitas en la región central; los capayanes en el oeste; y los olongastas en el sur del territorio.

Los diaguitas eran un pueblo agricultor y sedentario influenciado por la cultura incaica del norte, que sin embargo conservó su lengua primitiva: el cacán. Su economía giraba en torno a la cría de llamas, la recolección de frutos como la algarroba y el chañar y el cultivo en terrazas de papas, zapallos, maíz y porotos.

Estaban organizados bajo el liderazgo de un jefe, quien mandaba sobre varios grupos. Su culto a la tierra (Pachamama) era la base de su devoción religiosa, la que se extendía hacia otros símbolos de la naturaleza como el sol, el trueno y el relámpago.

Los capayanes, al igual que los diaguitas pertenecían al grupo que hablaba la lengua cacán y vivían en casas de adobe al pie de un árbol cuya copa servía de techo. Vestían camiseta larga de lana con adornos geométricos, sobre el que usaban un poncho y calzaban sandalias de cuero.

Eran agricultores y entre sus cultivos estaban el maíz, el zapallo y la quínoa. Irrigaban sus campos mediante acequias y canales de riego. Criaban llamas y recolectaban frutas como complemento de su economía.

Las principales muestras de la artesanía capayán estaban dadas por su cerámica y sus tejidos. Dentro de la primera destacaba la creación de urnas funerarias decoradas geométricamente, casi siempre en negro, rojo y blanco, ollas, platos y pipas de barro.

Los olongastas, también agricultores, cultivaban maíz y zapallo, recolectaban los frutos del algarrobo, el mistol y el chañar, cazaban y criaban llamas. Eran sedentarios y vivían en viviendas de las que no han quedado restos. Vestían camiseta y se pintaban el cuerpo como adorno.

Su cerámica era rudimentaria y en ella primaba el uso de colores negros y rojizos naturales con guardas geométricas en bajorrelieve. Entre sus armas estaban el arco y la flecha con punta de piedra, hachas de piedra y madera, raspadores de piedra y boleadoras.

Fuente: www.larioja.gov.ar

 

Ediciones Digitales © 2016-2019 - Material fuera de comercio

Inicio | Programa | Biblioteca | Proyecto de Investigación                        

 Dra. Teodora ZAMUDIO